domingo, 4 de junio de 2017

Innovación y buenas prácticas educativas en Extremadura.


Mejorar la educación y dar respuesta a las necesidades que tienen los ciudadanos para crear un mundo más justo, pacífico, digno y sostenible, es una preocupación que todos manifestamos tener y que, seguramente, igualmente compartimos. La cuestión es que cada uno tenemos una idea de cada una de esas palabras, y ahí empiezan los problemas, pues cada uno pensamos que la forma de lograr ese ambicioso proyecto social debe ser la nuestra, que tiene sustanciales diferencias con la de otros.

El pasado día 1 de junio, la Junta de Extremadura, a través de la Consejería de Educación y Empleo, organizó la 1ª jornada de Innovación y buenas prácticas educativas. Fue un evento lleno de calidad, reconocimiento y buen hacer, pero sobre todo fue un encuentro de la escuela extremeña con sus protagonistas, conformados por una importante representación de las mentes docentes más inquietas e innovadoras que son o trabajan en nuestra tierra. Aunque no debemos olvidar que existe un número, mucho mayor de profesionales, que de manera abnegada y callada, trabajan cada día y dan lo mejor de sí a la sociedad extremeña, pero que por diversas circunstancias, no han sido reconocidos o premiados públicamente, aunque sí lo son, cada día, por tener la satisfacción del deber cumplido; incluso en muchos casos, por el reconocimiento del alumnado y sus familias, que son en definitiva, quienes reciben y aprovechan el esfuerzo de su profesionalidad y docencia. Ellos también son dignos de la mal alta consideración, reconocimiento y aprecio.

El día se inició con el acto inaugural, que corrió a cargo del Secretario General de Educación, Rafael Rodríguez de la Cruz, que justificó y contextualizó la necesidad e importancia de la realización de esta jornada.

En la ponencia inaugural, se nos ofreció una visión cosmogónica de la realidad educativa llena de metáforas y simbolismo de lo que debe ser la innovación educativa. No podía haberlo hecho nadie mejor ni con la claridad, la sencillez y la profundidad que lo hizo Antonio Rodríguez de la Heras. Pues como él mismo dijo, sentía que su función era la de actuar de introductor, de “telonero” de la jornada que se iniciaba. Nos situó en un espacio relativamente corto de tiempo, en una perspectiva general, de lo que luego llegaría, las buenas prácticas educativas. Expuso una mirada elevada sobre la realidad del mundo educativo que tenemos, lo hizo utilizando, entre otras, la metáfora del agua (el saber, el conocimiento, etc.), desde que está contenida en las nubes, hasta que, dependiendo de las condiciones, se precipita, o no, y cómo debemos saber encauzarla y aprovecharla; continuó, llamando la atención sobre la importancia que tiene la escuela y los docentes para no sofocar el cerebro de las personas, evitando así que se pierdan para la sociedad; desarrollando la capacidad de abstracción, realizando una práctica docente investigadora, evitando experimentos innecesarios en el aula, realizando primero un proceso de metabolización de lo que pretendemos aprender, para construir conocimiento práctico y aplicable, etc. Antes de finalizar nos recordó la importancia de la enorme carga ética que debe tener presente y practicar el docente en su importante tarea profesional de educar innovando. Todo ello con la finalidad de evitar convertir a la escuela en creadora de operarios para una sociedad mercantilista, sino más bien, de conseguir que la educación pueda ofrecer la carga de disconformidad suficiente con la situación actual, para estimular el avance, la innovación y transformación social.

Después de la excelente conferencia marco, la jornada continuó, en primer lugar, con la exposición de las experiencias galardonadas en los premios Joaquín Sama a la Innovación Educativa y Tomás García Verdejo a las Buenas Prácticas Educativas del año 2016, cuya presentación, en general, fue de un muy buen nivel, aunque se echó en falta una sistemática para hacer visible, por una parte, la experiencia realizada, pero, sobre todo, para exponer los objetivos, los propósitos, las finalidades educativas que cada trabajo premiado persigue; en definitiva, en hacer explícito cómo contribuye, cada actividad que realizamos en la escuela, a la consecución de la persona y el ciudadano que queremos formar en nuestras instituciones educativas. Pues es de vital importancia no confundir los medios con los fines, y todo lo que trabajamos y hacemos, incluida la propia escuela, son medios para lograr una sociedad mejor, como decíamos al principio, si este objetivo no se consigue, todo lo que hacemos podrá quedar bien en la memoria de la educación de Extremadura, pero no habrá servido de mucho.

Al hilo de las presentaciones de las experiencias y las intervenciones de los docentes, pensaba que dar a conocer estos trabajos es una buena forma de hacer visible nuestra realidad educativa, que teniendo más problemas por resolver y siendo más profunda y diversa de lo que allí pudimos ver, sin embargo estaba bien representada la acción de un gran número de docentes que, día a día, viven en el desvelo de la innovación y la mejora escolar; en definitiva, mereció la pena y pudimos conocer prácticas que buscan la calidad educativa y que, por tanto, contribuyen a conformar una sociedad mejor, más digna y más justa.

El día continuó con una mesa redonda donde estuvieron representados todos los sectores de la comunidad educativa, administración, padres, docentes y universidad. Fue muy interesante conocer las visiones y percepciones tan diferentes, que cada sector tiene de la realidad educativa, que nos está tocando vivir. Pero, sobre todo, este momento, aportó ideas claves para entender que el único camino para avanzar en la dirección correcta, en educación y en su innovación, es sentándonos alrededor de una mesa y, olvidando nuestros intereses particulares, poner, por encima de todo, el bien común y las necesidades formativas del alumnado para construir una nueva sociedad.

Después conocimos la experiencia ganadora del 1º Premio Nacional de Innovación 2016, del IES Salvador de Vitoria de Monreal del Campo (Teruel). Impresionante trabajo de buena práctica, presentado de manera ágil y acertada por dos de sus profesores, articulada por una institución educativa que sabe aprovechar los recursos disponibles, el contexto, mediato e inmediato, para hacer una escuela viva y activa que centra su trabajo en cuatro grandes ejes: la transversalidad, la interdisciplinariedad, al alumnado protagonista y la apertura del centro a la sociedad.

Como colofón de la jornada, se llevó a cabo el acto de entrega de los premios (2017) Joaquín Sama y Tomás García Verdejo, a cargo de los responsables de la Consejería de Educación y otros representantes de la sociedad extremeña. Cerrándose la larga jornada con una muy interesante intervención de la Consejera, Esther Gutiérrez Morán, que hizo repaso a temas de gran calado y que sería interesante y necesario tener presentes para el futuro de la educación no sólo en Extremadura, sino también otros ámbitos.

Pero después de tantos años en esta profesión, ante hechos educativos tan relevantes como este, para una comunidad educativa como la extremeña, quizás por coincidencias no pensadas, eché en falta a algunos profesionales de la educación, que teniendo una alta responsabilidad, podrían haber tenido la oportunidad de aprender más un día que en muchas largas jornadas de trabajo. Por lo que sería bueno que se tomara nota y, en el futuro, se eviten coincidencias para que toda la comunidad educativa, también más representantes sociales, incluso de las instituciones educativas premiadas, puedan presenciar y conocer lo que la escuela hace por la educación en Extremadura. 

domingo, 7 de mayo de 2017

La educación en Finlandia: mucho más que un sistema escolar excelente.


Todos hemos oído y leído numerosos mensajes sobre la excelencia de la educación en Finlandia, pero con frecuencia se olvida que tras la excelencia de esos resultados existen razones, hechos y una larga tradición cultural de compromiso social por la educación que hacen de este derecho fundamental el bien más importante de una sociedad que valora por encima de todo a la educación.

El sistema educativo de un país, como nos recordaba el desaparecido Xavier Melgarejo, se conforma con tres subsistemas: el sistema familiar, el sistema escolar y el sistema social. Y cuando todos ello giran en el mismo sentido y se pone a los estudiantes en la alto del sistema educativo y todos los demás subsistemas se alinean de acuerdo al objetivo común de educar, que es formar personas responsables, autónomas e independientes, entonces resulta que la excelencia es al producto final.


Pero, además, los resultados sociales se consideran mucho más importantes que los resultados escolares, quizás por esa razón se tiene muy claro por todos (familias, docentes, administraciones, etc.), que las metodologías, los recursos, los ambientes de aprendizaje, los resultados, etc., son solo medios para conseguir el fin que se proponen. Y en ese contexto, existe un alto nivel de implicación de las familias, los niños aprenden y practican desde pequeños la autonomía, incluso de ir a la escuela por sus medios siempre que el clima se lo permite.

Existen otros factores como lo difícil que resulta vivir en un clima tan adverso, quizás ello les ayude a esforzarse, a apreciar y valorar el tiempo y el aprendizaje, para afrontar y salvar los obstáculos que la vida les plantea.

También llama la atención el uso tan adecuado de las tecnologías, pues, por ejemplo, no existe una obsesión por los ordenadores, incluso uno diría que los colegios de países y regiones mucho más pobres tienen, incluso de algún modo usan, mucho más estos medios, pero no por ello alcanzan mejores niveles educativos. Como tampoco sucede con la inversión en educación pues numerosos países que invierten más que Finlandia obtienen peores resultados.

Otra gran diferencia es el avance que se está produciendo en la concepción de los espacios de aprendizaje en las nuevas instituciones educativas que se están construyendo; espacios diseñados para crear una atmósfera propicia al aprendizaje, respeto a los demás, uso libre y flexible de espacios y tiempos, que están muy lejos de la tradición reinante en buena parte de las escuelas de muchos países del mundo, donde todo está establecido en horarios rígidos, done la disciplina y el orden son entendidos como silencio y quietud. En este sentido se puede ver a estudiantes durante sus clases utilizando su teléfono para consultar, escuchar música mientras hacen tareas de matemáticas, etc. Además, todos los estudiantes tienen semanalmente clases para manejarse en el hogar, cocinar, planchar, limpiar, etc., por tanto encontrar máquinas de coser, cocinas con todos sus componentes, etc., es lo normal.

Pero, además de todo ello, las instituciones educativas tienen una gran autonomía pedagógica y organizativa. Los docentes trabajan en equipo, los acuerdos y proyectos institucionales son llevados a la práctica porque todos han aportado a su elaboración y los consideran suyos.

El profesorado es clave en todos los sistemas educativos y por ello en Finlandia, solo uno de cada 10 aspirantes llega a ejercer la profesión, ya que consideran que los que eduquen a sus hijos han de ser los mejores, por ello, la selección se hace antes de iniciar los estudios, y se completa con niveles de exigencia muy altos a lo largo del tiempo del periodo de formación. Es curioso, en relación con la formación del profesorado, que, en España en los años 70, suprimiéramos las escuelas anejas a las escuelas de formación del profesorado, supongo que porque no les parecían efectivas; sin embargo, en Finlandia tienen escuelas similares no solo en primaria, sino también en secundaria. Ya que dan gran importancia a la coherencia entre la teoría y la práctica, es decir entre lo que estudian los futuros docentes y las líneas de trabajo que se desarrollan en las escuelas.

Tampoco debemos olvidar que la educación en Finlandia es pública en torno al 94%, eso significa que tienen una educación pública, de calidad y excelencia para todos. Además, este país, se caracteriza, por dar más recursos y ayudas a aquellos que más lo necesitan, de tal modo que las escuelas en medios más desfavorecidos reciben mejores presupuestos. Sin olvidar las ayudas y facilidades a las familias para conciliar la vida laboral y familiar.


Podríamos seguir enumerando aspectos de un sistema escolar de excelencia, pero quizás deberíamos terminar diciendo que el éxito en su sistema educativo es el fruto de una sociedad que valora la educación y en la que desde todos los estamentos se contribuye a un fin común. El sistema educativo se convierte en un crisol en el que se funden las sinergias, los deseos y las finalidades de una sociedad que tiene la más alta consideración de la educación y de sus docentes.


Estas breves reflexiones han sido posibles, especialmente, gracias al interesantísimo y bien organizado viaje del Instituto Escalae, de inmersión pedagógica, que he realizado a Finlandia la última semana del mes de abril.

lunes, 17 de abril de 2017

La privatización educativa en América Latina.


Uno de los fenómenos que más afecta a la educación de las personas es, sin duda alguna, el que se cumpla este derecho fundamental de las personas en condiciones de igualdad y calidad para todos.

En América Latina, este hecho está más lejos que ni en ninguna otra región del mundo, como bien lo prueba la obra que ahora os comparto.

Romper el círculo de "a menos educación más pobreza y a más pobreza más necesidades y violencia", resulta poco más que imposible superarlo, si no se garantiza una escuela pública, general, gratuita y de calidad para todos los ciudadanos. Por esa razón es recomendable leer con detenimiento el texto que os comparto, y que se inicia así:

"La privatización de la educación es un fenómeno global que se presenta de forma especialmente acusada en algunas regiones del planeta. América Latina es la región en que la privatización de la provisión educativa ha crecido de forma más pronunciada y constante en las últimas décadas. América Latina destaca no sólo por tener la tasa de escolarización primaria privada más elevada del mundo, sino por ser además aquella en la que el crecimiento de la oferta privada ha sido más sostenido. En el nivel secundario, América Latina encabeza el ranking de regiones con mayor participación privada, pero en este caso comparte posición con los países del África subsahariana.

A pesar de la magnitud del fenómeno de la privatización educativa en América Latina, la literatura al respecto es todavía limitada, y la articulación de una perspectiva regional presenta dificultades dada la heterogeneidad interna de la región. En consideración de ello, el objetivo de esta investigación consiste en mapear la distintas manifestaciones y trayectorias de la privatización educativa en América Latina, en base a la multiplicidad de condicionantes sociopolíticos, institucionales, demográficos e históricos que intervienen en cada caso. Concretamente, en este estudio, se han identificado las siguientes trayectorias hacia la privatización educativa en América Latina: "

Para leer más.

martes, 4 de abril de 2017

Innovar y mejorar con calidad la escuela del siglo XXI.


Los pasados días 30 y 31 de marzo, gracias a las amables gestiones realizadas por mi buen amigo el profesor Ruben Dario Naranjo, tuve la oportunidad de visitar diferentes instituciones educativas en Pereira y Dosquebradas.

El día 30 por la tarde visitamos y compartimos en la Institución Hugo Ángel Jaramillo, donde su rectora, la profesora Rosa María Niño, y  un grupo de profesores de la institución participaron, mostrando gran atención, en la presentación de Escalae System y la investigación que coordinamos sobre “EL DESARROLLO DE LA FORMACIÓN PROFESIONAL DOCENTE A TRAVÉS DE LA PRÁCTICA REFLEXIVA, RETROALIMENTADA POR LA FORMACIÓN ONLINE (Teacherspro)”, la cual será presentada en el Simposium de Práctica Reflexiva para transformar la acción educativa, a celebrar en Buenos Aires los días 26 y 27 de septiembre de 2017. De igual modo hicimos estas presentaciones en la Universidad Tecnológica de Pereira, donde sus directivos, Jorge Rojas y Gloria Stella Naranjo, junto con un grupo de profesores mostraron gran interés por conocer los contenidos de las investigaciones y servicios que desde el Instituto Escalae se prestan a las instituciones educativas.


El día 31, en la Universidad Escuela Superior de la Función Pública de Dosquebradas, dentro de una jornada internacional sobre educación, tuvimos la ocasión, durante toda la mañana, de presentar la conferencia coloquio “Innovar y mejorar con calidad la escuela del siglo XXI”. Y también aprovechamos para presentar la investigación que venimos coordinando ya citada más arriba sobre práctica reflexiva.


La conferencia se centró, en primer lugar, en hacer una reflexión sobre el mundo en el que vivimos, la globalización, los avances científicos y tecnológicos, la brecha en la calidad educativa que existe entre los países de América Latina y los países llamados más desarrollados, diferencias que a los 15 años, según PISA, pueden llegar a ser de hasta 5 años en el aprendizaje de las matemáticas, o que estos países de Latinoamérica y el Caribe se estima que se pierde el 50% del tiempo escolar oficialmente establecido, etc., pero en especial analizamos los cambios que se están produciendo en la sociedad y en el alumnado en relación con el modo en el que podemos acceder y utilizar la información, y cómo todos estos cambios y transformaciones culturales, económicos y políticos, hacen cada día de la profesión docente, una tarea más compleja y complicada, por las exigencias formativas que debemos afrontar, en el desempeño de nuestra función educadora. Finalizamos esta primera parte, abordando la necesidad de transformar la escuela del siglo XXI para que se convierta en una organización de aprendizaje para todos, que forme ciudadanos justos, pacíficos, críticos, solidarios y comprometidos social y políticamente con la construcción de un mundo donde la justicia distributiva y los derechos humanos sean la base de la convivencia, con el fin de lograr un mundo más digno y sostenible.


La segunda parte de la conferencia fue dedicada a exponer cómo desde Escalae System y a lo largo de más de 10 años de investigación, en la que han participado más de 10.000 docentes, pertenecientes a 500 centro de siete países, hemos ido encontrando las herramientas, las técnicas y los recursos necesarios para establecer un ciclo de mejora e innovación sostenible de la calidad del proceso de enseñanza y aprendizaje, que nos augura y ofrece la posibilidad de avanzar en la buena dirección, siempre que se cumplan las características y condiciones institucionales que la investigación ha puesto de manifiesto.
Finalizamos la exposición con algunas reflexiones a modo de conclusiones, destacando que lo verdaderamente importante, más allá de las teorías es la actuación ética y el compromiso de los docentes, por ser el aspecto más determinante para la calidad y la transformación necesaria de la educación en el siglo XXI.

A lo largo de la exposición los asistentes participaron y expusieron argumentos que pusieron de manifiesto el alto interés y coincidencia en muchas de las cuestiones compartidas. Además de hacer excelentes reflexiones finales que recogían de modo muy acertado la esencia de los temas planteados.

Desde aquí queremos enviar a todos y cada uno de los asistentes nuestro más profundo agradecimiento por su presencia e implicación en el desarrollo del evento.


-->